Femicidio: una joven fue violada y asesinada por su vecino en Punta Lara

Durante la madrugada del sábado, un hombre entró a una vivienda en Punta Lara, Provincia de Buenos Aires, violó a las dos chicas que se encontraban allí, las golpeó y asesinó a una de ellas. El agresor incendió la vivienda y escapó con pertenencias de las víctimas, pero fue detenido por efectivos policiales.

Su nombre es Ariel Osvaldo Báez (23) y fue indagado por la fiscal platense Virginia Bravo, a cargo de la causa y quien no sólo le imputó el crimen de María Emma Córdoba (26) sino también el intento de asesinato y abuso sexual de su compañera.

Fuentes judiciales informaron que el sospechoso, asistido por un defensor oficial, se negó a declarar ante la fiscal Bravo y seguirá detenido por los delitos de privación ilegal de la libertad, abuso sexual agravado, homicidio doblemente calificado por ensañamiento y por mediar violencia de género y tenencia de estupefacientes para su comercialización.

En tanto, los médicos forenses que practicaron la autopsia al cuerpo determinaron que la joven presentaba múltiples heridas, dos de las cuales podrían haber sido la causa de la muerte: un fuerte traumatismo de cráneo y un corte en la zona del cuello.

Por su parte, la víctima que sobrevivió ya pudo declarar ante la fiscal de la causa y dio su versión de los hechos. De acuerdo a la investigación, todo comenzó cerca de las 3.30 del sábado, en una antigua finca de dos plantas ubicada en la calle 126, entre 5 y 7, en la localidad de Punta Lara, Ensenada, donde residía María Emma.

Según la fiscal Bravo, la víctima salió a “cerrar el portón y a entrar a sus perros” cuando fue abordaba por un hombre “armado” que la atacó a ella y a su compañera, a quienes ató, violó y después intentó “prenderlas fuego para evitar ser reconocido”.

La sobreviviente dijo a los investigadores que no sabía si su amiga había muerto a raíz de los cuchillazos o por las quemaduras y les pudo aportar el apodo del vecino, ya que horas antes ambas se habían cruzado con él en la calle.

Con los datos aportados, la Policía salió en busca del sospechoso y lo halló durmiendo en la vivienda de al lado, donde se encontró ropa ensangrentada y húmeda.

Además, se halló una pala que se cree que pudo ser utilizada para agredir a las estudiantes, cocaína y dos plantas de marihuana que fueron secuestradas.

Sol C.

Responsable de edición, imagen y contenidos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: