Encontraron asesinados a balazos a dos jóvenes en Merlo

La localidad de Merlo amaneció el domingo con el misterio de dos jóvenes de 19 años que aparecieron asesinados en plena vía pública. Los cuerpos fueron encontrados a una distancia de unos 70 metros entre sí y presentaban varios orificios de bala.

Las víctimas fatales son Agustín Curbelo y Nazareno Vargas, dos amigos de 19 años ambos recidentes de Merlo. Los dos presentaron balazos en sus brazos y en el tórax, por lo que se cree que intentaron defenderse al ser atacados.

El domingo por la mañana, a raíz de un llamado efectuado al 911, efectivos policiales se dirigieron al cruce de las calles Navarro y Garay. Allí, se encontraban tendidos los cuerpos de los dos jóvenes asesinados. El primero en ser hallado fue el de Agustín Curbelo, quien se encontraba desnudo sentado sobre la calle. Tenía un corte en la mandíbula y contaba con cinco orificios de bala en su tórax, abdomen y sus brazos.

Según la investigación, Curbelo se encontraba con vida al momento de ser hallado, pero murió a los pocos minutos, incluso antes de que arribaran los servicios médicos.

A la vuelta de la esquina, en la calle Garay, se encontraba el cadáver de Nazareno, quien estaba en una vereda junto a una moto Yamaha Crypton de color negra. Vargas presentaba cuatro disparos en el antebrazo derecho y el tórax y ya se encontraba sin vida al momento de ser encontrado.

Lo extraño del caso es que junto al cuerpo de Vargas se detectó una mochila negra y amarilla que contenía una campera, una picana eléctrica y unas máscaras al estilo “Anonymous”.

Asimismo, en el tramo entre los dos cuerpos, la policía halló siete vainas calibre .9 mm, por lo que se estima que los dos asesinatos pudieron ser cometidos con el mismo arma.

La muerte de los dos amigos del barrio Lago del Bosque generó una ola de indignación entre gran parte de los vecinos de la zona. En las redes sociales se armaron grupos de apoyo y de condolencias para con la familia y muchos denunciaron que se trató de un caso de gatillo fácil.

Así y todo, personal de investigación no pudo dar con ningún testigo presencial del hecho, mientras que en esas dos calles no existe el sistema de cámaras del Centro de Protección Ciudadana del Municipio de Merlo. La investigación quedó en manos del doctor Matías Rappazzo, titular de la UFI Nº 7 de Morón.

Sol C.

Responsable de edición, imagen y contenidos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: